Efecto Pasión®

Cómo hacer un Masaje Tántrico a un hombre.

Viendo en las estadísticas el grado de alcance de nuestra anterior publicación, que trataba sobre cómo hacer un masaje tántrico a una mujer, no podemos menos que ampliar esta tántrica información con el tema que ahora nos ocupa: cómo hacer un Masaje Tántrico a un hombre.

A diferencia de un masaje erótico convencional, el masaje tántrico del pene o lingam no tiene como finalidad llevar a tu pareja a la eyaculación, sino estimular la energía de esta importante zona erógena para experimentar el placer y la conexión sexual desde otra perspectiva.

Para comenzar con este masaje tántrico, crea un ambiente ideal para la relajación. Es imprescindible elegir un momento en el que estéis seguros de que nada ni nadie os va a interrumpir. Este masaje debe hacerse con tiempo, con calma, en el que ambos miembros de la pareja se recreen. Es interesante que te desnudes también a la hora de hacerle el masaje, ellos son muy visuales y alcanzan cotas importantes de excitación con la vista. Ilumina la habitación con velas aromáticas, crea una atmósfera destinada a la calma y el placer. Deja que acaricie tu cuerpo mientras tú le acaricias también, utiliza todos los sentidos: el gusto por el sabor de los besos, el olfato por el olor de la piel de tu amante y el tuyo y por supuesto el oído, donde toda suerte de palabras eróticas pueden y deben entrar en juego.

Antes de poner en práctica el masaje tántrico es importante conocer todos los puntos sensibles de los genitales de tu chico, además del pene completo aprovecha el poder de disfrute que generan los testículos, el escroto y el perineo, todas estas zonas son en extremo importantes para llevar a cabo este tipo de masaje.

Para el masaje tántrico del lingam o pene es fundamental usar lubricación. Utiliza un buen lubricante o un buen aceite de masaje aromático, que darán suavidad a tus movimientos haciendo de la experiencia un cúmulo de sensaciones increíbles para él.

Para este masaje tántrico deberás usar las dos manos, los movimientos serán ascendentes y también descendentes pero de una forma más suave. Una de tus manos debe masajear sus testículos, escroto y perineo, mientras que la otra lo hará con el pene desde la base hasta el glande, siempre manteniendo el ritmo y usando las manos completas, debes tomar el pene y la zona de los testículos con toda la palma de la mano, con suavidad pero con firmeza al mismo tiempo. El glande es una zona altamente sensible, es importantísimo que conozcas bien si tu pareja tolera el masaje en este punto; si le gusta, le encantará que le hagas masajes circulares suaves, sobre todo en el frenillo.

Es imprescindible que te entregues con disfrute a esta práctica y dejes allí tu energía, algo que tu chico sentirá de inmediato. Deja que la creatividad fluya, disfruta, permite que la energía sexual te invada mientras haces también a tu pareja disfrutar. No te limites, no pienses en si lo haces bien o mal, aprovecha esta práctica para estimular aún más vuestra intimidad.

Puedes leer también nuestro artículo: Cómo hacer una Masaje Tántrico a una mujer.

¡Hasta el próximo post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

Hola!

Dale a nuestra asesora para resolver tus dudas por Whatsapp, o manda un email a info@efectopasion.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: