Efecto Pasión®

SQUIRTING: QUÉ ES Y CÓMO PROVOCARLO.

El Squirting (de Squirt, literalmente traducido “chorro”), es el líquido transparente y sin olor que las personas con vulva son capaces de expulsar  de forma voluntaria” a chorro”,  con la estimulación intensa de la zona G y generalmente en combinación con el clítoris. El Squirting es la acción de expulsar dicho líquido.

Este líquido está compuesto de glucosa, fosfatasa ácida prostática y antígeno prostático específico, además de urea y creatina y la cantidad puede variar; no tiene relación con la eyaculación femenina (que es involuntaria), ni en composición ni en densidad.

El Squirting tampoco es sinónimo de sentir más placer que con el orgasmo habitual, aunque la industria pornográfica se empeñe en hacernos creer que nos llevará al alcanzar el “Nirvana” sí o sí. Recordemos que el porno es ficción y como tal debemos verlo. Y que las maneras de sentir placer son muy variadas como diversas somos las personas.

Todas podemos llegar a experimentarlo si se dan las condiciones mentales y físicas para ello, pero si no lo conseguimos tampoco es algo que nos deba preocupar. Eso sí, puede resultar realmente divertido y placentero intentarlo. Y muy morboso para nuestra pareja cuando lo logramos.

¿Cómo localizo el Punto G?

Vamos a visualizar la letra G tumbada porque es el recorrido que haremos introduciendo en la vagina los dedos índice y corazón bien lubricados, con la palma de la mano hacia arriba (es mucho más fácil si lo hace tu pareja o si utilizamos un vibrador) y moviéndolos como si desde dentro de la vagina quisiéramos tocar el ombligo, o quisiéramos hacerle el gesto a alguien de “ven aquí”. Tocaremos una zona abultada y esponjosa que produce respuesta sexual.

¿Cómo se provoca un Squirting?

Es importantísima la preparación previa: evacuar la vejiga antes,  proteger la cama o lugar donde nos encontremos con toallas o sábanas de vinilo especiales para estos “derrames” y sobre todo es fundamental es el nivel altísimo de excitación que tenemos que alcanzar. Los besos, las caricias, sexo oral etc. y por supuesto, la estimulación del clítoris,  con los dedos o con algún vibrador o succionador. Cuando estemos en ese punto alto de excitación procedemos a estimular de forma muy intensa el Punto G (sin dejar de estimular el clítoris), masajeando de forma firme y continua con los dedos  hasta que notemos algo parecido a ganas de orinar, en ese momento apretamos ligeramente para expulsar el líquido. Llegados a este punto, lo más difícil de conseguir es la relajación mental de dejarse llevar por esas sensaciones. La confianza con la pareja y el abandonarse a sentir solo placer, sin ninguna otra cuestión que nos impida concentrarnos en eso son básicas y fundamentales para conseguirlo, sobre todo las primeras veces, luego el cerebro “aprende” y resulta mucho más fácil.

Por supuesto, los productos eróticos pueden ayudarnos mucho a conseguir el objetivo sin cansarnos tanto, aquí os mostramos unos ejemplos de algunos de ellos:

– Este famoso vibrador produce una estimulación muy potente y simultánea en el Punto G y en el clítoris, Nos ahorra un esfuerzo y un trabajo bastante importante a la hora de conseguir llegar al Squirt. Lo puedes ver aquí en versión pilas y aquí en versión recargable.

– Otro vibrador muy potente con doble estimulación y con movimiento de vaivén que reproduce el que harían los dedos dentro de la vagina. Puedes verlo aquí con conejito vibrador para el clítoris y aquí con lenguas rotadoras.

Para concluir y resumiendo: mucha excitación, estimulación intensa y no parar cuando lleguen esas “ganas de orinar” sino dejar fluir sin miedo.

Publicado por Ana Cerezo. Si queréis saber más acerca de mí, pincha en este enlace.

¡Nos vemos en el próximo post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

Hola!

Dale a nuestra asesora para resolver tus dudas por Whatsapp, o manda un email a info@efectopasion.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: